HOME  

 

Desenmascarando el engaño de la enfermedad

 

Como hijos de Dios, es parte de nuestra herencia caminar en salud divina. La enfermedad no nos pertenece, la enfermedad no está habilitada por Dios a tocar nuestros cuerpos. Esta es la verdad. Pero usted puede estar pensando: cómo es esto si yo estoy enfermo o conozco gente cristiana enferma.

Para contestarlo, veamos lo que dice la Palabra de Dios:

4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.
Isaías 53:4-5

Esta es una declaración inequívoca de la palabra de Dios, sin discusión. Ya hemos sido curados en la obra de la cruz, en esa obra Jesús le sacó el poder a la enfermedad para tocar nuestros cuerpos, nuestras mentes y emociones. Esta es la verdad.
La persistencia de enfermedades puede ser la señal de que hay  engaño en algún área. Esa es una de las puertas de acceso.

Engaño es creer que una cosa es verdad cuando no lo es.
Es muy poco lo que el diablo puede hacer con la vida del creyente y eso es engañarlo. Si él logra hacer que usted crea que la sanidad no es para este tiempo, que es algo que les toca a todos en algún momento, él habrá logrado un acceso para hacer que la enfermedad permanezca en su cuerpo.

Por eso es importante que usted conozca la verdad y la crea para no ser engañado. Fíjese lo que dice la Palabra nuevamente:

23 quien cuando le maldecían, no respondía con maldición; cuando padecía, no amenazaba, sino encomendaba la causa al que juzga justamente; 24 quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados
1 Pedro 2:23-24

Si hay alguna duda de la obra redentora de Jesús, aquí se confirma lo siguiente: en Cristo nuestra sanidad es completa. Algunos dicen: esta sanidad sólo es espiritual. Pero ciertamente esto incluye sanidad espiritual, emocional y física.

16 Y cuando llegó la noche, trajeron a él muchos endemoniados; y con la palabra echó fuera a los demonios, y sanó a todos los enfermos; 17 para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias.
Mateo 8:16-17

Reiteradas veces encontramos esta verdad en las Escrituras. La voluntad de Dios para su vida es la salud.

No se deje engañar, el diablo intentará hacerlo porque esa es su arma, porque para que usted como creyente este enfermo tiene que ser engañado.
Cualquier clase de engaño que usted deje operar en su vida puede resultar en enfermedad.

Camine en la sanidad provista por Jesús.

El origen de la enfermedad

Sigamos profundizando el tema, veamos ahora el origen de la enfermedad:

1. El diablo está en el negocio de: robar, matar y destruir.

El diablo está en el negocio de: robar, matar y destruir. Jesús por el contrario, está en el negocio de dar vida.

10 El ladrón no viene sino para hurtar y matar y destruir; yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia
Juan 10:10

38 cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él.
Hechos 10:38

Esta declaración es contundente: el diablo oprime con enfermedades, Jesús nos sana y libra de esa opresión. La enfermedad está en la lista de las obras del diablo, si alguien piensa que ella viene de Dios, las acepta y se resigna.

13Cuando alguno es tentado, no diga que es tentado de parte de Dios; porque Dios no puede ser tentado por el mal, ni él tienta a nadie; 16 Amados hermanos míos, no erréis. 17 Toda buena dádiva y todo don perfecto desciende de lo alto, del Padre de las luces, en el cual no hay mudanza, ni sombra de variación
Santiago 1:13,16-17

Dígame: ¿El cáncer es un don perfecto o una buena dádiva? Entonces Dios no se lo dio!
Dios no prueba a alguien con las obras del diablo, no trabaja con él, Dios no usaría lo que Jesús ya se llevó en la cruz. Enfermedades y muerte son el resultado de la caída, nunca Jesús enfermó a alguien para enseñarle.

2. Crea: La voluntad de Dios es sanarle, sino pasará un tiempo difícil.

Abraham estaba completamente persuadido de recibir la promesa y se movió por fe, construyó una vida de fe, sólo por la verdad de la palabra de Dios.
¿Usted está relacionado con creyentes que se enferman? ¿Qué engaño habrán aceptado? Eso es lo que les trae destrucción.

El Señor nos enseña su voluntad con la palabra y el Espíritu Santo, Usted no debe basar su creencia en la opinión de otros, usted debe, al igual que Abraham, creer a la palabra y no a las circunstancias o lo que digan los demás.

3. Vivir un estilo de vida no bíblico.

Eso es desobediencia y le da acceso al engaño del enemigo. En 1 Samuel 38, vemos que Ezequías hace pacto con Egipto. Viola la palabra y viene la enfermedad.
No se puede vivir la vida a nuestra manera y pretender tener el resguardo de Dios. No se puede consentir el pecado en nuestras vidas, hacer cosas incorrectas y pretender creer que eso no traerá consecuencias.

7No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.8 Porque el que siembra para su carne, de la carne segará corrupción; mas el que siembra para el Espíritu, del Espíritu segará vida eterna.

Gálatas 6:7-8

No se deje engañar. No se puede vivir en desobediencia sin consecuencias. La desobediencia nos roba la confianza para recibir de Dios

21 Amados, si nuestro corazón no nos reprende, confianza tenemos en Dios; 22 y cualquiera cosa que pidiéremos la recibiremos de él, porque guardamos sus mandamientos, y hacemos las cosas que son agradables delante de él.
1 Juan 3:21-22

4. El engaño que contribuye para enfermarse es: Incredulidad.

Y la evidencia es el temor. El temor nos indica que hay incredulidad en esa área. La fe promueve descanso; la incredulidad, el temor; y el temor lleva en sí mismo castigo.
Elimine la incredulidad afirmando la Palabra de Dios en su vida.
Pelee la buena batalla de la fe, edifíquela, Tómelo en serio y el engaño no entrará en su vida.

¿Quiere recibir sanidad?

  1. Reconozca que la fe viene por oír la palabra de sanidad, libros, casettes y compañerismo con creyentes de fe.
  2. Pelee hasta que sus pensamientos estén en línea con la palabra de Dios.

¿Quiere la sanidad que Jesús proveyó en la cruz?
Entonces debe pelear.

Job magnificó su necesidad en 40 capítulos diciendo, ¿Por qué a mí?, en el capitulo 41 cambió, cuando puso la mirada en los amigos, y la sacó de sus problemas, oró por ellos y vino liberación.

No sólo tiene que pelear la buena batalla por su salud sino también extenderse hacia adelante y orar por los demás sirviendo al Señor. La gente que pierde la batalla es porque perdió el gozo.

10 Luego les dijo: Id, comed grosuras, y bebed vino dulce, y enviad porciones a los que no tienen nada preparado; porque día santo es a nuestro Señor; no os entristezcáis, porque el gozo de Jehová es vuestra fuerza.Nehemías 8:10

22 El corazón alegre constituye buen remedio; Mas el espíritu triste seca los huesos.
Proverbios 17:22

Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas,  sabiendo que la prueba de vuestra fe produce paciencia. Santiago 1:2-3

 

El gozo del Señor es su fuente espiritual de fortaleza para ganar la batalla.

Es tiempo de que viva en la libertad gloriosa que Jesús le proveyó, es tiempo que reciba su sanidad y permanezca en salud divina extendiéndola a otros.

Recíbala ahora en el nombre de Jesús.

 

Apóstol Juan Crudo

 

 

Ver otros mensajes de fe

Usted puede recibir diariamente los devocionales del Apóstol Juan Crudo en su casilla de correo electronico. Pídalos CLICK AQUÍ